01 800 502 77 10 | 502 77 10

Tomar el primer paso y decidirse por ser libre de una adicción es muy importante, pero no siempre la rehabilitación avanza sin problemas, lo que no debe ser motivo de desánimo pues, se trata de un proceso arduo que requiere de gran fuerza ¡pero sí que vale la pena!

 

  • Pensar que no podemos

La fuerza de voluntad es fundamental en la rehabilitación pero, también lo es fortalecer la autoestima. Una persona con problemas de adicción puede demeritarse y pensar: no lo lograré, soy muy débil, no lo merezco. Ese problema se soluciona con el apoyo de amigos, profesionales y familiares.

  • No creer en el tratamiento psicológico

Tenemos fe ciega a veces en tratamientos médicos pero, los psicológicos nos causan dudas, eso es normal pues la salud mental es algo que resulta relativamente nuevo.

Los primeros estudios psicológicos se llevaron a cabo apenas hace 130 años y claro, la difusión de las enfermedades mentales y sus implicaciones en las adicciones se estudian hace menos tiempo pero, el tratamiento psicológico, emocional o espiritual es un pilar básico en la recuperación.

  • No apoyarse en otras personas

Una clínica de rehabilitación de las adicciones proporciona de grupos de apoyo, de terapia en familia o de sostén de diferentes médicos y especialistas, es importante apoyarnos en que no estamos solos.

  • Dejarlo todo si hay una recaída

A veces, la baja autoestima del paciente no permite que este sea “amable” consigo mismo, y ante la menor recaída se trata a él o ella misma, duramente abandonando cualquier intento por recuperarse.

Una clínica permite tener control de recaídas y estos estados emocionales negativos, por medio de enfocar al paciente en sus logros obtenidos, no en sus fracasos.