01 800 502 77 10 | 502 77 10

Es el adicto un deficiente emocional? ¿Tener una buena inteligencia emocional ayuda a evitar las adicciones? ¿Estimular la inteligencia emocional en el tratamiento del adicto ayuda a evitar las recaídas?

Los conceptos tradicionales de razón y emoción no son necesariamente opuestos, sino más bien distintos y, en cierto modo, complementarios. Hay personas que, a pesar de tener un coeficiente intelectual elevado (CI), no son triunfadores ni exitosos en sus vidas, y en cambio, personas con un CI medio o por debajo del medio, logran destacar en sus vidas y ser felices. Este concepto de inteligencia emocional ha logrado demostrar que existe, de alguna manera, inteligencia en las emociones. Así como hablamos de un coeficiente intelectual, debemos hablar de un coeficiente emocional. Diversos psicólogos han demostrado que las personas más exitosas no son las que tienen un alto coeficiente intelectual, ni tampoco las que tienen un alto coeficiente emocional, sino aquellas que mezclan equilibradamente ambas inteligencias.

¿Hay un déficit de inteligencia emocional en el adicto?

Tradicionalmente se ha dicho que el adicto es un enfermo de las emociones. Se afirma que la ingobernabilidad emocional es el trasfondo neurótico que determina el desarrollo del alcoholismo y la drogadicción y que, mientras no se supere este trasfondo, será muy difícil que el adicto se recupere. Se habla también en los adictos del Síndrome de abstinencia en donde, a pesar de que se logra la abstinencia total, el individuo sigue mostrando tal ingobernabilidad emocional que, aunque no consuma droga, su comportamiento es similar a cuando lo hacia. Su comportamiento sigue siendo destructivo, negativo, estéril y sin cambios.

Una de las causas más frecuentes de recaídas en los adictos que están acudiendo a tratamiento es su pésimo manejo emocional ante situaciones que generan frustración, dolor, ira, pena o tensión. En contraparte, muchos adictos o alcohólicos recaen por su incapacidad de manejar el éxito. Todas las emociones que se asocian al triunfo son tan intensas, que el adicto en recuperación no las puede manejar y provocan su recaída. Todo lo anterior hace pensar que, en general, los adictos tienen algún déficit de inteligencia emocional que los incapacita para manejar adecuadamente sus vidas. Muchas personas que a la postre se convertirán en alcohólicos o drogadictos, inician el consumo de estas sustancias como un recurso para ayudar a manejar sus emociones: el adolescente tiene que tomarse dos o tres cervezas para poder hablarle a una muchacha, o tiene que alivianarse con tabaco o marihuana para enfrentar sus tensiones cotidianas.

La droga se convierte en una muleta emocional sin la cual no se concibe el enfrentamiento cotidiano a los problemas de la vida. Cuando el adicto decide optar por la abstinencia, le cuesta mucho trabajo manejar sobrio sus emociones, por lo que está expuesto a recaídas si no se somete a un tratamiento adecuado.

Para obtener información referente a cómo prevenir o tratar las adicciones llama ya al  01 222 5 02 77 10

Infórmate

Ingobernabilidad en México ¿cómo podemos identificarla?

La adolescencia es una etapa de transición en la vida que, para muchos padres, se traduce en hijos rebeldes que actúan fuera de las normas básicas de comportamiento. Esta rebeldía que puede traer consecuencias como alcoholismo, drogadicción o delincuencia se le conoce...

Tecnoadicciones en el trabajo, cómo evitarlas

A pesar de que la tecnología y el uso del internet, smartphones entre otros dispositivos forman parte de nuestro día a día sobre todo en el trabajo, ¿quién de nosotros no ha dejado una tarea importante por falta de concentración o estar navegando de manera...

Desórdenes alimenticios, cuando el problema nace en casa

Aunque por naturaleza, existen ciertos factores físicos que predisponen a sufrir de algún desorden alimenticio, existen algunas características comunes dentro de las familias de quienes los padecen.     Es verdad que como padres, siempre vamos a querer lo...