01 800 502 77 10 | 502 77 10

El “juebebes” se dice, nos promocionan la hora feliz, el bebedor social… a veces la cultura nos trasmite una idea de la bebida en exceso como una forma de diversión y sí, beber controladamente es una manera de interactuar pero ¿qué pasa cuando confundimos nuestro alcoholismo con diversión?

Centros para alcohólicos: ¿el alcoholismo se confunde con diversión?

No se trata de “demonizar” la bebida sino de, tener en cuenta que a veces por cultura, entorno social o laboral, podemos estar confundiendo nuestro exceso en el consumo de alcohol con mera diversión. Pero, vale la pena reparar un poco en que, si el alcohol es el motor que mueve nuestras salidas nocturnas, reuniones o fiestas con los amigos, quizá estemos sin saberlo evadiendo un problema más grave y que puede acarrear grandes dificultades a nuestra vida.

Cómo distinguir si estoy confundido

Cuestionándonos o alguna persona que veamos con problemas de adicción sobre lo siguiente, podemos identificar, mas no diagnosticar (eso lo hacen los profesionales), un posible problema de alcoholismo.

  • ¿Dependo del alcohol para divertirme o romper inhibiciones?
  • ¿Pierdo el conocimiento o la memoria a causa del alcohol de forma regular?
  • ¿He realizado acciones de las cuales me arrepiento o no reparo por causa del alcohol?
  • Mis amigos ¿lo único que nos une es el alcohol?
  • ¿Relaciono el exceso de alcohol con diversión siempre?

La diferencia entre un gusto y la adicción, radica no solo en el exceso o abuso de alcohol, sino en las relaciones que damos a este en nuestra mente, en las emociones y en nuestro autocontrol. Si respondemos a más de la mitad de estas preguntas afirmativamente, es probable que necesitemos de ayuda profesional.