01 800 502 77 10 | 502 77 10

Es el adicto un deficiente emocional? ¿Tener una buena inteligencia emocional ayuda a evitar las adicciones? ¿Estimular la inteligencia emocional en el tratamiento del adicto ayuda a evitar las recaídas?

Los conceptos tradicionales de razón y emoción no son necesariamente opuestos, sino más bien distintos y, en cierto modo, complementarios. Hay personas que, a pesar de tener un coeficiente intelectual elevado (CI), no son triunfadores ni exitosos en sus vidas, y en cambio, personas con un CI medio o por debajo del medio, logran destacar en sus vidas y ser felices. Este concepto de inteligencia emocional ha logrado demostrar que existe, de alguna manera, inteligencia en las emociones. Así como hablamos de un coeficiente intelectual, debemos hablar de un coeficiente emocional. Diversos psicólogos han demostrado que las personas más exitosas no son las que tienen un alto coeficiente intelectual, ni tampoco las que tienen un alto coeficiente emocional, sino aquellas que mezclan equilibradamente ambas inteligencias.

¿Hay un déficit de inteligencia emocional en el adicto?

Tradicionalmente se ha dicho que el adicto es un enfermo de las emociones. Se afirma que la ingobernabilidad emocional es el trasfondo neurótico que determina el desarrollo del alcoholismo y la drogadicción y que, mientras no se supere este trasfondo, será muy difícil que el adicto se recupere. Se habla también en los adictos del Síndrome de abstinencia en donde, a pesar de que se logra la abstinencia total, el individuo sigue mostrando tal ingobernabilidad emocional que, aunque no consuma droga, su comportamiento es similar a cuando lo hacia. Su comportamiento sigue siendo destructivo, negativo, estéril y sin cambios.

Una de las causas más frecuentes de recaídas en los adictos que están acudiendo a tratamiento es su pésimo manejo emocional ante situaciones que generan frustración, dolor, ira, pena o tensión. En contraparte, muchos adictos o alcohólicos recaen por su incapacidad de manejar el éxito. Todas las emociones que se asocian al triunfo son tan intensas, que el adicto en recuperación no las puede manejar y provocan su recaída. Todo lo anterior hace pensar que, en general, los adictos tienen algún déficit de inteligencia emocional que los incapacita para manejar adecuadamente sus vidas. Muchas personas que a la postre se convertirán en alcohólicos o drogadictos, inician el consumo de estas sustancias como un recurso para ayudar a manejar sus emociones: el adolescente tiene que tomarse dos o tres cervezas para poder hablarle a una muchacha, o tiene que alivianarse con tabaco o marihuana para enfrentar sus tensiones cotidianas.

La droga se convierte en una muleta emocional sin la cual no se concibe el enfrentamiento cotidiano a los problemas de la vida. Cuando el adicto decide optar por la abstinencia, le cuesta mucho trabajo manejar sobrio sus emociones, por lo que está expuesto a recaídas si no se somete a un tratamiento adecuado.

Para obtener información referente a cómo prevenir o tratar las adicciones llama ya al  01 222 5 02 77 10

Infórmate

Consumismo, cuando el gusto por las cosas se vuelve una adicción

Las compras se han convertido en actividades de recreación comunes en este siglo, y es que lugares como malls, supermercados y mega tiendas favorecen el tornar algo que en otros tiempos se llevaba a cabo como una necesidad en algo que nos divierte y entretiene. Cuando...

Adolescentes con depresión

Según la OMS, “la depresión es el resultado de interacciones complejas entre factores sociales, psicológicos y biológicos”. A veces, la depresión viene de familia. Eso indica que puede haber algún elemento genético que afecte el equilibrio químico del cerebro. Otros...

Sexting in Suburbia

  Una película que toca un tema actual Sexting in Suburbia es una película de tremenda actualidad que trata la problemática del sexting y del ciberbullying. Muestra el drama del uso inadecuado de los dispositivos móviles, en concreto del ciberbullying y del...