01 800 502 77 10 | 502 77 10

La ketamina (clorhidrato de ketamina) es un agente anestésico general disociativo, no volatil, no barbitúrico y no narcótico, que se sintetizó en 1962.

La ketamina se usa clínicamente como anestésico general, es considerado un anestésico manso y a menudo se utilizaba en pediatría y geriatría.

Su presentación farmacéutica es un líquido inyectable.

En el mercado ilícito, la ketamina puede presentarse de muchas formas: líquido incoloro, polvo blanco (cristales blancos), comprimidos o cápsulas, por lo que es posible utilizarla por distintas vías de administración: intravenosa, intramuscular (líquido), rectal (líquido), nasal (polvo), pulmonar «fumada» (polvo) y oral (líquido, comprimido, cápsulas).


Efectos

Su acción se inicia rápidamente cuando se administra por vía intramuscular o intravenosa y la máxima concentración plasmótica se alcanza en 10 min. Cuando se ingiere por vía oral, no se absorbe bien y se produce, además, un primer paso de metabolización, por lo que su biodisponibilidad es baja.

Los consumidores de ketamina experimentan un estado disociativo como si estuviesen «fuera del cuerpo», con sensación de estar flotando. Dicho estado puede ser profundo, generando experiencias alucinatorias y dificultad para moverse, así como alteraciones de la percepción y aparición de flashbacks incluso meses después del consumo.

A dosis bajas los efectos se parecen a una borrachera por alcohol o sedantes, con pérdida de coordinación y dificultades para hablar y pensar, visión borrosa, etc.

Ya a dosis altas, puede producirse un viaje psicodélico muy fuerte, pudiendo aparecer delirios y pseudoalucionaciones, perdiéndose la noción de quién se es y de dónde y con quién se está, con pérdidas de la noción del tiempo y del reconocimiento de lo que pasa alrededor. Algunas personas se ven fuera de su cuerpo o piensan que han muerto o se van a morir.

La ketamina provoca una dependencia psicológica muy alta y una rápida tolerancia.

Es una sustancia muy peligrosa. Puede provocar depresión respiratoria, paro cardíaco, trastornos de ansiedad, paranoias y su consumo de forma continuada, problemas de memoria, concentración y deterioro de otras habilidades.

En estudios con voluntarios sanos, la ketamina induce síntomas similares a los de la esquizofrenia, con alteraciones de la percepción, reducción del rendimiento cognitivo, estados disociativos, dificultad para recordar palabras y disminución de la memoria inmediata.

K o Ketamina puede ser inyectada o mezclada en bebidas y tiene efectos similares al PCP, causando alucinaciones, confusión y problemas respiratorios y cardíacos.El peligro de esta droga es que la joven que la consume se siente paralizado y tiene dificultad para moverse. K tambien se conoce como la droga de la violación porque la víctima pierde control de su cuerpo, y otra persona puede aprovecharse de la situación.

Infórmate

Consumismo, cuando el gusto por las cosas se vuelve una adicción

Las compras se han convertido en actividades de recreación comunes en este siglo, y es que lugares como malls, supermercados y mega tiendas favorecen el tornar algo que en otros tiempos se llevaba a cabo como una necesidad en algo que nos divierte y entretiene. Cuando...

Adolescentes con depresión

Según la OMS, “la depresión es el resultado de interacciones complejas entre factores sociales, psicológicos y biológicos”. A veces, la depresión viene de familia. Eso indica que puede haber algún elemento genético que afecte el equilibrio químico del cerebro. Otros...

Sexting in Suburbia

  Una película que toca un tema actual Sexting in Suburbia es una película de tremenda actualidad que trata la problemática del sexting y del ciberbullying. Muestra el drama del uso inadecuado de los dispositivos móviles, en concreto del ciberbullying y del...