01 800 502 77 10 | 502 77 10

Cuando tu pareja es tu droga

El amor es hermoso pero no es un simple sentimiento, sino que se trata también de liberación de sustancias propias del cuerpo como la dopamina, la serotonina y la oxitocina, que generan sensaciones estimulantes de felicidad, placer, energía y por supuesto, dependencia…

 

El amor, una droga más

Como cualquier droga, la liberación de las sustancias como la dopamina se pueden tornar comunes en el cuerpo, y el necesitar de más de ellas para sentir lo mismo es parte fundamental de mantenerse enamorado o de generar un ambiente adictivo en una relación.

Cuando una relación en pareja se torna en una dependencia emocional no se trata simplemente de un “por qué no lo deja” “qué tonta” o “ni que fuera la última mujer en la tierra”, sino de una adicción no a la pareja objetivamente, sino a las sensaciones que esta genera en el cuerpo, en el cerebro.

La dependencia emocional sin embargo afecta a la persona cuando la pareja es dominante con el otro, egoísta, egocéntrica y abusa física o psicológicamente de la necesidad de amor presente en el otro.

 

Dependencia emocional, hombres y mujeres se ven afectados

Tanto hombres como mujeres pueden caer en una adicción de drogas o alcohol, así mismo en una adicción de dependencia emocional. Lo más dramático de esta adicción es que la necesidad de amor y problemas de autoestima ponen en una vulnerabilidad psicológica al afectado, misma que facilita el abuso de la pareja.

Aislamiento, ansiedad, depresión, autocritica, estrés y problemas familiares son típicos en esta adicción, la cual se recomienda se trabaje junto a un profesional en terapia psicológica en cuanto se perciba.

Un familiar dependiente sin embargo no querrá asumir su problema, por lo que trabajar con ellos emocionalmente en amor es necesario, para así poder acercarlo cuanto antes a un profesional que pueda ayudarlo.

 

Solicita información

01 800 502 77 10