01 800 502 77 10 | 502 77 10

Algunos de los signos de sospecha de consumo podrían ser:

1. Aumento de la necesidad de dinero, traducido en:

  • Pedir dinero a la menor oportunidad y recogerlo en el menor descuido.
  • Cambiar objetos de valor con sus hermanos y compañeros.
  • Gastar las sobras de la compra.
  • Acudir a parientes, abuelos, tíos, etc. con necesidades urgentes de dinero a cambio de hacer algo.
  • Inventar necesidades urgentes para sus estudios, como material escolar.

2. La búsqueda incesante de proveedores se manifiesta en:

  • Salidas repentinas y a deshora.
  • La pérdida de los compañeros con quienes acostumbraba a salir.
  • Estar siempre pendiente del teléfono.
  • Llegar a casa a altas horas de la madrugada.
  • Intentar eludir a compañeros y/o amigos que puedan advertir el problema.
  • Esconder objetos y utensilios en lugares recónditos de la casa.

3. El joven modificará su comportamiento:

  • Discutirá con sus familiares respecto a las normas de convivencia establecidas en la familia.
  • Se mostrará cada vez más reservado con sus propias cosas.
  • Se relacionará menos con la familia, perdiendo los canales de comunicación.
  • Tendrá cambios de humor bruscos: lo mismo está simpático, agradable y atento que se muestra suspicaz y agresivo.
  • No podrá conciliar el sueño.
  • Descuidará su aspecto personal.
  • Se configurará en un gran manipulador de la familia, buscando todas la situaciones que le conduzcan al consumo.

Solicita información

01 800 502 77 10