01 800 502 77 10 | 502 77 10

 

¡El game over del autocontrol!

Si se asociaba a los videojuegos con algo negativo era quizá cuando su contenido era violento o explícitamente bélico, pero ¿se hablaba hace algunos años de adicción a ellos?, quizá no era algo común. Hoy en día sin embargo se reconoce que el sistema de muchos juegos puede generar dependencia.

 

¿Por qué la adicción a los videojuegos?

Las sensaciones de logro son parte de los juegos actuales, búsquedas, alcanzar nuevos niveles, obtener recompensar y premios son modelos comunes en los videojuegos, mismos modelos que pueden crear una compulsión o un deseo incontrolable por más.

 

Además, los mundos virtuales, de fantasía o realidades alternas que existen en los videojuegos también crean en el jugador un ambiente aislado que los envuelve. No es poco común ver que los afectados con esta adicción se identifican como personas poco sociales y con dificultades para interactuar con los demás.

 

Qué podemos saber sobre esta adicción

El perfil psicológico de cada jugador es distinto, y aunque esta adicción se ve más en hombres de entre 10 a los 35 años, el tipo de videojuego que se elige facilita vehículos psicológicos para las diversas ansiedades, traumas, filias y patologías.

Las conductas comunes de adicción se pueden encontrar en un problema de obsesión con los videojuegos, tales como:

  • Invertir demasiadas horas en este pasatiempo y descuidar otras áreas de la vida
  • Ansiedad, depresión o estrés cuando no se puede jugar.
  • Bajo rendimiento en áreas como el trabajo, estudio, hogar.

Así mismo, como en cualquier problema de adicción puede que el afectado no asuma su adicción y que el prohibir el juego no sea una solución. Solamente asumiendo el problema y tratándolo como un abuso de una pasatiempo es que se podrá trabajar junto a profesionales, familia y a nivel personal con este problema.

Solicita información

01 800 502 77 10